Faloplastia

Esta cirugía tiene como objetivo mejorar el aspecto físico del pene y la funcionalidad del mismo.

todo sobre faloplastia

faloplastia

Faloplastia: Todo lo que debes saber

La faloplastia suele confundirse con las cirugías de aumento de tamaño del pene, ya sea grosor o largura, sin embargo, lo cierto es que existe una distinción entre dichas operaciones y la faloplastia. En términos médicos, la faloplastia es la reconstrucción de los órganos genitales externos del hombre, ya sea porque éstos cuentan con malformaciones, o porque no tienen el aspecto que desearía el paciente.

¿Que es el faloplastia?

Por faloplastia, se entiende cualquier tipo de cirugía que tenga como objetivo mejorar el aspecto físico del pene, o la funcionalidad de éste. En este sentido, la faloplastia no es un procedimiento en sí mismo, ni es sinónimo de alargamiento o engrosamiento del pene, sino que abarca esos dos tipos de intervención, así como algunos otros.

Pese a englobar varios tipos de intervenciones, y no debería relacionarse con el engrosamiento o alargamiento del pene, lo cierto es que sí son estas dos últimas opciones las más requeridas por los pacientes, aunque no sería justo no nombrar la reparación del pene por problemas congénitos, traumas o amputaciones, o la reparación interna del mismo por cualquier tipo de problema.

¿Como se realiza un faloplastia?

La faloplastia, por la gran cantidad de técnicas que engloba, puede y debe realizarse de diferentes formas dependiendo de las necesidades de cada caso concreto.

No obstante, se pueden distinguir dos tipos de cirugía. La primera, es la que requiere el corte de los ligamentos suspensorios y el reemplazo por otros artificiales, y que, por lo general, se utiliza para corregir el tamaño, el ángulo de inclinación, o curvas durante la erección.

En segundo lugar, hay que considerar aquellas que buscan corregir un problema que nada tiene que ver con el ángulo o el tamaño, sino con amputaciones o malformaciones. En estas intervenciones, lo que se hace es implantar prótesis o eliminar los excesos de tejido, dependiendo del caso. Cabe destacar que, para añadir volumen en los casos que éste falta, se utilizan tejidos corporales del propio paciente, por lo que no existe riesgo de rechazo.

Cuidados postoperatorios

Tras una faloplastia, el paciente puede tener que tomar antibióticos y analgésicos, que el médico prescribirá en caso de que sean necesarios. Es normal sentir inflamación, entumecimiento y dolor en la zona intervenida durante los siguientes días. Es algo habitual, que se tratará con los medicamentos antes nombrados, y que remitirá con el paso de unos días.

Como en cualquier otro tipo de intervención quirúrgica, se recomienda extremar la precaución durante las duchas, no siendo recomendable hacerlo hasta transcurridos tres o cuatro días, y haciéndolo con extremo cuidado a la hora de lavar la zona intervenida.

Asimismo, no se recomienda hacer deporte ni mantener relaciones sexuales hasta transcurridas de dos a seis semanas, y se deberá evitar que la luz solar acceda a la zona tratada, así como la utilización de prendas de ropa ajustadas.

Por último, se recomienda que no se fume ni se beba alcohol durante el periodo de recuperación, ya que puede afectar negativamente a la cicatricación, causando un resultado final poco deseable.

Estas indicaciones son generales para cualquier tipo de faloplastia, sin embargo, dado que la faloplastia engloba muchos tipos de cirugía, es posible que su médico le informe de algunos otros cuidados postoperatorios que deba tener en cuenta

Como ves, la faloplastia es un conjunto de técnicas quirúrgicas que pueden contribuir en gran manera a mejorar el aspecto de la zona íntima masculina, así como a mejorar al estabilidad emocional del paciente. Se trata, por lo general, de intervenciones rápidas y sencillas, que apenas requieren cuidados postoperatorios ni internación en el hospital.

 

Por infoEstetica.es