Ginecomastia

Algunos hombres sufren una alteración en su tejido mamario, dando lugar a un crecimiento excesivo de las mamas como si fueran las de una mujer, esto se llama Ginecomastia. No supone ningún riesgo para la salud pero emocionalmente puede ser un problema para el paciente por lo que se recomienda este tipo de cirugía para extraer el tejido mamario sobrante, dando lugar a unas mamas correctas en el hombre.

todo sobre ginecomastia

ginecomastia

Ginecomastia: Todo lo que debes saber

Uno de los problemas de las sociedades actuales es la cantidad de productos repletos de hormonas que podemos llegar a consumir en el día a día. En no pocas ocasiones, los champús que utilizamos pueden ser poco menos que una placenta embotellada, y la carne que consumimos, también puede tener hormonas femeninas. Estas hormonas femeninas, en casos extremos, pueden llegar a provocar una ginecomastia.

¿Que es una ginecomastia?

La ginecomastia es una alteración que sufren algunos hombres, según la cual sus pechos crecen como si de los de una mujer se trataran. Pese a que la ginecomastia no supone ningún tipo de riesgo para la salud, sí que puede acarrear ciertos problemas psicológicos, así como la imposibilidad de desarrollar una vida normal.
No hay que confundir la ginecomastia con la falsa ginecomastia producida por la obesidad. En estos últimos casos, el aumento de los pechos viene provocado por un exceso de grasa, mientras que, en el primer caso, es el tejido mamario el que crece. En el primer caso, el problema se resuelve con una simple liposucción, pero, en el segundo, hay que extraer el tejido mamario.

¿Como es la intervencion?

Alrededor del 70% de las cirugías de ginecomastia son, en realidad, liposucciones, ya que la ginecomastia con la que acude el paciente no es tal, sino que se debe a su obesidad y no son más que depósitos de grasa. Sin embargo, el otro 30% recibe un tratamiento especializado, con una cirugía mucho más compleja.

En ella, el objetivo es eliminar el tejido mamario, que se encuentra en todo el pecho, desde el pezón, hasta la base del pecho (es decir, el músculo pectoral). Pese a que la complejidad de esta intervención es mayor que en la liposucción, por las características del tejido mamario, el procedimiento es similar.
Se realiza una incisión en la axila, que da acceso al cirujano al interior del pecho, y, desde allí, se retira el exceso de glándula mamaria que provoca el exceso de tamaño. Esta intervención se lleva a cabo bajo anestesia general, y no suele durar más de una o dos horas. Tras la operación, se recomienda que el paciente permanezca en el hospital 24 horas.

Cuidados Postoperatorios

Como es de suponer, tras una cirugía para eliminar una ginecomastia, aparece hinchazón y hematomas, acompañados de dolor y molestias. Es algo totalmente normal, puesto que se ha eliminado una amplia porción de un tejido corporal. Sin embargo, la hinchazón y los hematomas desaparecerán al cabo de unos días, y se puede tratar el dolor con analgésicos.
Tras el paso de cuatro o cinco días, el paciente se encuentra, por lo general, en condiciones de volver a su trabajo habitual y a sus quehaceres diarios. Sin embargo, durante un mes, se recomienda no tomar el sol, tomar baños de agua caliente o hacer ejercicio físico en exceso, ya que ello retrasaría la cicatrización. Tampoco se recomienda dormir boca abajo durante los diez días posteriores a la intervención.

Por último, señalar que es recomendable recibir masajes linfáticos en la zona para mejorar la recuperación, y que es recomendable que se comiencen tan pronto como se salga de la clínica. De esta forma, el resultado de la cirugía de ginecomastia es óptimo.

Como puedes ver, la ginecomastia, en no pocas ocasiones, no es tal, sino que se ha debido a una acumulación de grasa, por lo que puede resolverse con una sencilla liposucción. Sin embargo, en el 30% de los casos, la ginecomastia sí se debe a un desajuste hormonal que ha producido un aumento de las glándulas mamarias, por lo que debe realizarse una cirugía especializada.

Por infoEstetica.es