Himenoplastia

Con esta cirugía se reconstruye la membrana fibrosa situada en la entrada de la vagina, llamada himen.

todo sobre himenoplastia

himenoplastia

Himenoplastia: Todo lo que debes saber

En los tiempos actuales, que una mujer llegue virgen al matrimonio no es tan importante como hace algunos años. Sin embargo, siguen existiendo culturas donde sí es importante que la mujer no haya tenido relaciones antes de casarse. No sólo eso, sino que, para muchas mujeres (ya sea por religión u otras razones), llegar vírgenes al matrimonio y "poder demostrar" que es así, es realmente importante. Es por ello que, en los últimos años, las operaciones de himenoplastia han crecido de una forma espectacular.

¿Que es la himenoplastia?

La himenoplastia es la cirugía encargada de restituir la membrana de tejido fibroso y elástico situada en la entrada de la vagina llamada himen. El himen puede romperse de varias formas, y, aunque la causa más común es la primera penetración de la mujer, también puede ocurrir tras practicar algunos deportes (como ciclismo, equitación o gimnasia), o por un golpe o trauma.

La himenoplastia, en este sentido, permite a la mujer volver a contar con dicha membrana, lo que permite restituir una parte del cuerpo que, para muchas personas y culturas enteras, guarda el honor de la mujer.

Como en cualquier cirugía estética o plástica, el intercambio de información entre el paciente y el cirujano es muy importante, ya que permitirá saber al médico cuáles son los objetivos de la persona y las esperanzas que tiene puestas en la intervención. Asimismo, es especialmente importante que éste explique a la paciente cuáles son los resultados reales que puede llegar a obtener.

¿Como se realiza una himenoplastia?

Por lo general, la himenoplastia se realiza bajo anestesia local y mediante un procedimiento ambulatorio. No se requiere una intervención quirúrgica, y cuenta con una duración de, aproximadamente, una hora.

Cabe destacar que existen varias formas de llevar a cabo una himenoplastia. En el caso de que se haya roto en un plazo inferior a tres semanas, éste puede recomponerse mediante sutura.

Sin embargo, en los casos en los que la rotura del himen se produjera antes, se debe reconstruir partiendo de carúnculas y restos membranosos. En algunas ocasiones, cuando los restos son muy pocos, puede llevarse a cabo una reconstrucción total mediante la creación de una membrana creada a partir de mucosa vaginal.

Tras la himenoplastia, las cicatrices resultantes de la intervención son prácticamente imperceptibles, y acabarán desapareciendo totalmente con el paso del tiempo.

Cuidados postoperatorios

Tras una himenoplastia, es recomendable guardar reposo durante dos días, aunque ello no implica incapacidad para andar o permanecer sentada. Como tras cualquier tipo de intervención, la zona puede presentar inflamación, que remitirá con el paso de los días. También es normal que, tras los primeros días, se presenten pequeños sangrados.

Cabe destacar, también, que no se puede realizar ejercicio durante las semanas posteriores a la intervención, ya que los puntos podrían saltarse. No obstante, no es necesario tener un especial cuidado de éstos, ya que se utilizan puntos e hilos reabsorbibles, que el propio cuerpo se encargará de eliminar y hacer desaparecer cuando hayan cumplido su cometido.

Por último, y como suele ser habitual, se recomienda extremar la precaución al lavar la zona afectada, con el objetivo de que no exista posibilidad de hacer saltar los puntos.

Como puedes ver, la himenoplastia es una intervención realmente sencilla, que no requiere de cuidados especiales y que se realiza mediante un sencillo procedimiento ambulatorio con anestesia local. Tras esto, el periodo de recuperación y los cuidados postoperatorios son mínimos, lo que ha hecho que la himenoplastia sea una intervención que cada vez se realizan más mujeres, con el objetivo de preservar su honorabilidad antes del matrimonio.

 

 

Por infoEstetica.es