Laser lipolisis

La lipólisis laser es una intervención derivada de las liposucciones y que se realiza con la asistencia de un láser para centrar en tratamiento sólo en depósitos grasos previamente localizados. Evitando de esta forma intervenciones más complejas.

todo sobre laser lipolisis

laser lipolisis

Laser lipolisis: Todo lo que debes saber

En el mundo de la cirugía estética, la innovación y el llevar la delantera a los demás competidores marca la diferencia entre los buenos cirujanos, y los mejores. En este sentido, la utilización de técnicas novedosas, como la laser lipolisis, puede contribuir no sólo a aumentar el caché o prestigio del cirujano que la lleva a cabo, sino a que el paciente obtenga unos resultados mucho más provechosos.

Laser lipolisis: ¿Que es?

El laser lipolisis se basa en utilizar, de forma controlada, energía calórica en la grasa. De esta forma, el calor derrite la grasa de forma controlada y uniforme, permitiendo un resultado mucho más eficaz que mediante las técnicas tradicionales destinadas a eliminar el exceso de grasa.
Entre las ventajas del laser lipolisis, encontramos el hecho de que se trata de una técnica mucho menos traumática que la liposucción, y que, además, permite una doble mejoría de la zona tratada, ya que, por un lado, permite eliminar el exceso de grasa, mientras que, al mismo tiempo, permite la correcta retracción de la piel, con lo que se disminuye la posterior flacidez.

¿Como es la intervencion?

El laser lipolisis se lleva a cabo bajo anestesia local de la zona a tratar. Mediante una pequeña incisión de tres milímetros, se introduce una cánula de fibra óptica que genera calor, y que, al contacto con la grasa, permite su licuación. Pese a que el propio cuerpo es capaz de reabsorber la grasa licuada, se suele hacer presión en la zona para que la misma salga por la incisión que se ha realizado para llevar a cabo la operación. Por lo general, dado que la incisión es de un tamaño muy reducido, no se requiere el uso de ningún tipo de sutura.
En el caso de que se quisiera utilizar la laser lipolisis para depósitos de grasa mayores, o localizados en varias zonas del cuerpo, el procedimiento se llevaría a cabo bajo anestesia general, y la grasa se extraería mediante una cánula para que el proceso fuese más rápido. En este último caso, puesto que la utilización de la cánula requiere de una incisión algo mayor, sí se necesitaría un punto de sutura en cada una de las incisiones.

Cuidados postoperatorios

Tras la laser lipolisis, el paciente está listo para incorporarse nuevamente a su rutina diaria al paso de un día cuando se ha llevado a cabo en una única zona. Sin embargo, cuando la laser lipolisis se practica en varias zonas, se recomienda que el periodo de hospitalización sea de dos días.
Se recomienda la utilización de fajas de compresión durante una semana, así como realizarse masajes linfáticos en las zonas tratadas durante el primer mes para mejorar la recuperación y poder ver antes los resultados definitivos.
Cabe señalar que, tras la operación, es posible que se presente inflamación, dolor o hematomas, que serán controlados con antiinflamatorios y analgésicos prescritos por el médico, a fin de que el paciente supere el postoperatorio de la forma más cómoda posible.
Por último, y como es habitual en este tipo de intervenciones, es importante señalar que no se deberán tomar baños calientes ni someterse a sesiones de rayos UVA (ni tomar el sol), durante, al menos, un mes, ya que hacerlo dificultaría la cicatrización y conllevaría un resultado insatisfactorio. Tampoco se recomienda hacer ejercicio físico durante ese primer mes.

Como ves, la laser lipolisis es una técnica que, aunque reciente y novedosa, permite obtener resultados óptimos en un tiempo récord. Es por ello que, desde que comenzó a utilizarse en clínicas de todo el mundo, cada vez son más las personas que, en lugar de una liposucción, deciden someterse a una sesión de laser lipolisis.

Por infoEstetica.es