Lifting facial

El lifting o estiramiento facial es una intervención quirúrgica para reparar la piel de la cara y cuello marchita, arrugada y hundida que se produce por el paso del tiempo, por una dieta alimenticia pobre o también por tendencia hereditaria. Se realiza quitando el exceso de grasa, tensando los músculos principales, y rellenando la piel de la cara y cuello.

todo sobre lifting facial

lifting facial

Lifting facial: Todo lo que debes saber

Probablemente, la cirugía de rejuvenecimiento facial de la que más se ha oído hablar en los medios de comunicación durante mucho tiempo, ha sido el lifting facial. Sin embargo, también es probable que, pese a haberlo escuchado muchas veces hablar sobre él, todavía no tengas claro en qué consiste exactamente.

Con el objetivo de reducir esas dudas que puedas tener, en este artículo vamos a explicar qué es exactamente y para qué sirve un lifting facial.

Lifting facial: ¿Que es?

El lifting facial es una técnica que devuelve a la piel su juventud, mejorando el tono cutáneo y trayendo de nuevo los relieves faciales naturales con los que contaba, en origen, la persona que se somete al tratamiento.

El lifting facial lleva muchos años realizándose, y es por ello que existen varios métodos de realizarlo dependiendo de las características concretas del caso que presenta el paciente. Asimismo, tantos años de práctica realizando esta operación, ha llevado a la ciencia a dominar este campo a la perfección, reduciendo los problemas durante la intervención, el tiempo que dura ésta, y reduciendo las molestias durante el periodo de convalecencia.

Lifting facial: ¿En que consiste?

En primer lugar, cabe destacar que no existe un único lifting facial aplicable a cualquier persona. Cada persona sufre de un modo distinto el envejecimiento, y es por ello que, en cada caso, habrá que realizar una intervención diferente, haciendo énfasis en los puntos a tratar que el paciente quiera corregir.

Es por ello que, aunque se trate de la misma intervención, los puntos donde se realicen las incisiones y la extensión de éstas pueden variar, así como la utilización o no de cirugías complementarias, tales como la blefaroplastia o el aumento de pómulos.

No obstante, puede afirmarse que la técnica se basa en realizar una reposición de los músculos, la piel y la grasa. Mediante las incisiones, se procede a eliminar el tejido sobrante y a estirar la piel, logrando un resultado asombroso y sin ningún tipo de señal de que se ha realizado una intervención, ya que los puntos quedan ocultos en el cuero cabelludo o bajo el mentón (en el caso de que se realice la intervención en el cuello).

Lifting Facial: Cuidados postoperatorios

Tras la intervención, se mantienen unas finas cánulas bajo el rostro para facilitar el drenaje de la sangre y otros exudados, y se venda la cara al paciente, que pasará en el hospital 48 horas antes de que se le dé el alta definitiva. Pasadas esas 48 horas, se retiran las cánulas y los vendajes y el paciente puede volver a su rutina diaria.

Una vez de vuelta a la rutina diaria, el lifting facial puede provocar algunas pequeñas molestias y sensación de hinchazón, que el practicante puede resolver prescribiendo algunos antiinflamatorios.

Para garantizar que el resultado sea óptimo, durante el periodo postoperatorio debe evitarse la realización de ejercicio, la exposición prolongada a la luz del sol, y los baños muy calientes. Por supuesto, la mejor forma de llevar a cabo el postoperatorio es realizando un total reposo, con el objetivo de que el cuerpo se centre en llevar a cabo la recuperación de la mejor forma posible.

Como puede verse, el lifting facial es una cirugía que lleva practicándose mucho tiempo. Ello ha contribuido a que la técnica se haya refinado hasta el punto de obtener resultados muy naturales y con prácticamente ninguna señal de que se ha realizado una intervención. De hecho, la razón de que haya sido tan famoso es que sus resultados son inmejorables, pudiendo rejuvenecer el aspecto del rostro hasta diez años.

Por infoEstetica.es