Lipoescultura

Esta cirugía hace uso de la propia grasa del paciente para remodelar su figura y hacerla mas esbelta y simétrica, se elimina la grasa de las partes donde sobra y se utiliza la misma grasa para dar volumen a aquellas zonas donde sea necesario, además al utilizar la propia grasa del paciente, se reduce el peligro de rechazo.

todo sobre lipoescultura

lipoescultura

Lipoescultura: Todo lo que debes saber

Mejorar el contorno y la silueta del cuerpo es una de las cosas que más frecuentemente se encuentran en la lista de deseos de mujeres de todo el mundo. Y lo peor de este deseo, es que pocas veces puede hacerse realidad mediante dieta y ejercicio, ya que muchas veces esa falta de belleza en la silueta se debe a problemas congénitos u hormonales. Sin embargo, existe un método muy provechoso para solventarlo, y es la lipoescultura.

Lipoescultura: ¿Que es?

La lipoescultura, como su nombre lo indica, es la cirugía que hace uso de la grasa para "esculpir" la silueta adecuada para la paciente. Dicha grasa, por supuesto, es grasa de la propia paciente, por lo que el peligro de rechazo o de complicaciones se reduce drásticamente. Además, cuenta con una ventaja adicional, a saber: puede añadirse volumen a aquellas zonas donde haga falta, al mismo tiempo que se elimina el volumen de aquellas zonas donde sobra.

Una de las características que más confianza aporta a los pacientes, es el hecho de que la propia grasa corporal es el mejor material de relleno que puede encontrarse y utilizarse en una cirugía de este tipo.

¿Como es la intervencion?

La lipoescultura cuenta con dos fases claramente diferenciadas. Durante la primera, el cirujano se encarga de extraer la grasa de aquellas zonas donde ésta sobra, reduciendo el volumen a niveles que al paciente considere oportunos y que han sido previamente acordados. 

Tras la extracción de la grasa, se pasa por una centrifugadora que separará los tres estratos de la grasa, y permitirá obtener la grasa pura, que será el material que se utilizará como relleno en las zonas que carezcan del suficiente volumen.

Tras esta primera fase, se procederá a la infiltración por vía intramuscular de la grasa en aquellas zonas que necesiten más volumen. El hecho de que se realice la infiltración por vía intramuscular se debe a que es la única forma de que el cuerpo no reabsorba la grasa, y el volumen quede de forma permanente.

Para realizar estas infiltraciones, se utilizan pequeñas microcánulas, que dejarán un pequeño depósito de grasa de alrededor de un milímetro de diámetro cada dos milímetros de distancia. Tras esto, se inmoviliza la zona durante unos diez días con fajas de presoterapia, con el objetivo de que se mantenga en la situación adecuada.

Por último, señalar que el procedimiento tiene una duración variable, dependiendo de las zonas a tratar y del volumen de grasa que haya que utilizar. Por lo general, es suficiente con una única sesión, pero, en algunos casos, será necesario realizar el procedimiento en dos. Asimismo, la anestesia utilizada es general, y se requiere la hospitalización del paciente durante 24 horas.

Cuidados postoperatorios

Como es habitual tras cualquier tipo de intervención de cirugía estética, tras una lipoescultura se recomienda que el paciente no realice ejercicio físico durante un mes, así como evitar los baños de agua (especialmente calientes), y la exposición a la luz solar, puesto que ésta dificulta la cicatrización.

El uso de fajas de presoterapia será necesario durante un tiempo no inferior a diez días, y, posteriormente, será necesario que el paciente se someta a masajes linfáticos con el objetivo de que la piel se adapte de manera óptima al nuevo contorno.

Como puede observarse, la lipoescultura es una técnica que ha mejorado mucho en los últimos años, y que cada vez más mujeres miran con ojos de deseo con el fin de obtener el aspecto que siempre han querido. Cabe destacar que, en no pocas ocasiones, las mujeres que están pensando en someterse a una liposucción, verían sus expectativas mucho mejor cumplidas sometiéndose a una lipoescultura, ya que no sólo reducirían el volumen de aquellas zonas que lo requieran, sino que podrían aumentar el volumen de otras zonas que están faltas.

 

Por infoEstetica.es