Mastopexia

Con el paso del tiempo, cambios de peso, embarazos y lactancia, nuestro pecho puede volverse blando y caído, con la mastopexia, conseguimos corregir este problema, no solo subiendo la mama, sino corrigiendo además si se desea el volumen y la colocación del pezón, dando como resultado unos pechos mas estilizados y simétricos.

todo sobre mastopexia

mastopexia

Mastopexia: Todo lo que debes saber

La mastopexia es una cirugía estética que, cada vez más, se está poniendo de moda entre las mujeres. Y no se debe a un interés momentáneo, sino que se presenta como una solución eficaz a uno de los problemas que más afectan a las mujeres: la caída del pecho.
La mastopexia, en este sentido, es una opción muy adecuada para corregir ese problema, y conseguir, con ello, un aspecto mucho más atractivo en los pechos y en la totalidad de la figura. La mayoría de las pacientes quedan ampliamente satisfechas con el nuevo contorno de su cuerpo.

¿Que es una mastopexia?

Como hemos dicho, la mastopexia es la cirugía que tiene como objetivo mejorar el aspecto del pecho caído. El pecho caído puede tener varias causas, que generalmente guardan relación con el aumento de volumen, y una falta de capacidad de mantener la forma. Esto suele verse agravado tras los embarazos y la lactancia, o cuando se da un aumento significativo del peso corporal.
Sea cual sea la causa, la mejor forma de corregir el problema es mediante una mastopexia, operación que, dicho sea de paso, puede combinarse con un aumento de pecho, si así lo desea la paciente.

¿Como es la intervencion?

La mastopexia es una cirugía que se realiza bajo anestesia general normalmente, aunque hay algunos cirujanos que la han realizado con anestesia local. Cabe señalar que, por las características de la intervención, suele ser recomendable aplicar una anestesia general para asegurar que no hay ningún tipo de dolor.
Una vez la paciente está dormida, la operación tiene como objetivo elevar el pecho, remodelarlo y colocar el pezón en una posición más alta, dando como resultado un pecho que, a la vista, parece mucho más estilizado y de una forma más atractiva.
Para lograrlo, es necesario extirpar el exceso de grasa, tejido mamario y piel, y readaptarlo al nuevo volumen y forma que se quiere lograr. En el caso de que no hubiese el suficiente volumen para lograr una forma adecuada, se puede recurrir al uso de una prótesis durante la misma mastopexia, aunque no suele ser necesario.

La cicatriz resultante puede ser diferente dependiendo de la operación, pudiendo quedar únicamente alrededor de la areola, una T invertida bajo el pecho, o una cicatriz cerca de la axila. En cualquier caso, el objetivo del cirujano debe ser garantizar la seguridad del paciente, un resultado óptimo y, además, una cicatriz lo más disimulada posible.

Cuidados Postoperatorios

Tras una mastopexia, es habitual que el pecho esté hinchado y se note una cierta molestia. Esto será así durante una semana aproximadamente, y podrá controlarlo mediante calmantes y antiinflamatorios que el médico le prescriba, dependiendo del tipo de hinchazón y dolor.
También deberá llevar un vendaje de presoterapia durante los primeros días, que, posteriormente será sustituido por un sostén deportivo que deberá utilizarse de forma continua durante un mes.

Los puntos se retiran a la tercera semana, aunque se recomienda que no se realice ejercicio ni trabajo que implique tener los brazos en alto durante, como mínimo, un mes. Asimismo, si su trabajo no requiere gran esfuerzo físico, puede incorporarse tras una semana, pero si sí requiere ejercicio físico, deberá ser su médico quien le indique cuándo volver.
Por último, cabe señalar que, pese a que los resultados se pueden apreciar mínimamente desde un primer momento, no será hasta pasado un año cuando se aprecie el resultado final. La paciente debe tener presente, también, que el postoperatorio de una mastopexia es lento y gradual, por lo que debe estar preparada psicológicamente para ello.

Como ves, la mastopexia puede resolver el problema de los pechos caídos que a tantas mujeres causa inseguridad. Se trata de una técnica con muy pocos riesgos, y que, pese a contar con un postoperatorio largo y algo más complejo que en otras cirugías, ofrece un gran grado de satisfacción cuando se aprecian los resultados finales.

Por infoEstetica.es