Protesis

Existen multitud de prótesis por lo que también las cirugías al respecto son totalmente distintas, ya que se pueden utilizar prótesis para recuperar alguna parte del cuerpo perdida, como las prótesis ortopédicas, o simplemente para dar una mejoría física a nuestro cuerpo como las prótesis mamarias o dentales.

todo sobre protesis

protesis

Protesis: Todo lo que debes saber

El campo de la medicina dedicado a la creación y mejora de las protesis está creciendo a pasos agigantados. Hace no demasiado tiempo, era prácticamente imposible pensar en que alguien pudiera volver a andar tras haber perdido ambas piernas, y, sin embargo, a día de hoy es posible.
Además, las protesis no se emplean únicamente para devolver algunas funciones perdidas a los pacientes, sino que pueden utilizarse para mejorar los atributos físicos y, de esta forma, aumentar la seguridad en uno mismo de tantas personas que sienten que su cuerpo no es tan bello como debería.

Protesis: ¿Que es?

Se entiende por protesis una extensión del cuerpo que no es natural, que ha sido fabricada previamente y, posteriormente, insertada en un cuerpo humano, con el objetivo de reemplazar la que debería haber naturalmente.
Dado lo amplio del concepto, se pueden distinguir varios tipos de protesis, yendo desde las auditivas a las cardíacas, pasando por las dentales, genitales, mamarias, ortopédicas... por lo general, existen prótesis que sirven tanto para corregir una merma o incapacidad de la persona para realizar actividades en su día a día (protesis ortopédicas), como para mejorar el aspecto físico (protesis mamarias o dentales).

¿Como es la intervencion?

Dada la gran variedad de tipos de protesis existentes, resulta imposible explicar cómo se lleva a cabo una intervención para implantar una protesis. Y es que, por ejemplo, la implantación de una protesis dental es realmente sencilla, llevándose a cabo mediante un procedimiento ambulatorio y bajo anestesia local, con la posibilidad de que el paciente vuelva a su casa al paso de los pocos minutos.

Sin embargo, la implantación de protesis ortopédicas es mucho más compleja, y, además, dentro de este campo existen, asimismo, una gran cantidad de variedades de protesis, por lo que dos intervenciones aparentemente del mismo tipo, pueden ser completamente distintas tanto en tiempo, como en el tipo de procedimiento, como en el lugar donde se lleva a cabo, como en el posterior tiempo de internamiento en la clínica.

Las protesis mamarias, por poner otro ejemplo, también pueden llevarse a cabo mediante un procedimiento ambulatorio y con un periodo de convalecencia muy bajo, pero, en el caso de que además haya que realizar alguna acción adicional durante la intervención, el proceso se complica y, por lo tanto, se debe llevar a cabo de una forma totalmente distinta.
Por estas razones, es imposible explicar cómo es una intervención para la colocación de una protesis, puesto que las hay de muy diversos tipos y aventurar una respuesta sólo contribuiría a la confusión del lector.

Cuidados postoperatorios

Al igual que ocurre con el apartado anterior, resulta imposible explicar cuáles son los cuidados postoperatorios al implantar una protesis, ya que, dependiendo del tipo de protesis, los cuidados serán unos u otros.
Por ejemplo, en el caso de las protesis dentales o mamarias, los cuidados postoperatorios no pasarán de un pequeño reposo y el no hacer determinadas acciones, como masticar o mover los brazos excesivamente. Sin embargo, al implantar protesis ortopédicas, el paciente deberá someterse a un duro trabajo de rehabilitación, y, dependiendo del tipo de protesis, es posible que tenga que visitar constantemente al médico para que éste revise cómo evoluciona.
Por lo tanto, nuevamente, resulta muy osado tratar de explicar cuál es el cuidado postoperatorio tras la implantación de una protesis.

Como puede verse, el concepto de protesis es muy amplio, y resulta extremadamente difícil dar una explicación sobre cómo se lleva a cabo la intervención o cuáles son los cuidados postoperatorios. Lo único que puede decirse con certeza es que las protesis pueden dividirse en dos tipos: las estéticas y las funcionales, y que, sea cual sea tu caso, ambas son necesarias para una correcta salud corporal, emocional y mental.

 

Por infoEstetica.es