Rinoplastia

Esta operación está destinada principalmente a corregir el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido y otros factores genéticos y las adquiridas en la vida por traumatismos y enfermedades.

todo sobre rinoplastia

rinoplastia

 Rinoplastia: Todo lo que debes saber

La nariz es uno de los rasgos faciales más importantes, ya que dota de simetría a la cara y cumple una función de centro del orden de la belleza facial. Es por eso que, en no pocas ocasiones, contar con un rostro precioso, pero con una nariz poco agraciada, llevan a un hombre o a una mujer a perder gran parte de una belleza que podría ser máxima. Los pacientes lo saben, y por ello recurren, cada vez con más frecuencia, a la rinoplastia, con el objetivo de solventar ese problema.

¿Que es la rinoplastia?

La rinoplastia es la operación de cirugía estética destinada a mejorar el aspecto de la nariz, corrigiendo posibles deformidades y eliminando excesos o añadiendo volumen a zonas que están faltas. Mediante la rinoplastia, se consigue mejorar el equilibrio anatómico facial, dando una mayor simetría al rostro, y mejorando el aspecto físico del paciente.

Por sus características, cada rinoplastia debe evaluarse de forma específica y de mutuo acuerdo con el paciente, de forma que el resultado sea el esperado y no existan riesgos de complicaciones. Debe tenerse este detalle muy en cuenta, ya que una rinoplastia no es únicamente el aumento o la reducción del tamaño de la nariz, sino que implica la adaptación de ésta a las facciones del paciente.

¿Como se realiza una rinoplastia?

Existen dos métodos distintos para llevar a cabo una rinoplastia. La primera, llamada rinoplastia cerrada, se lleva a cabo cuando las correcciones que deben realizarse son menores. En esta intervención, las incisiones se realizan en el interior de las fosas nasales, de forma que las cicatrices queden totalmente ocultas una vez terminada la intervención.

En el caso de que el paciente tenga deformidades mayores, se deberá llevar a cabo una rinoplastia abierta, que consiste en la sección de las membranas de la punta y del dorso de la nariz, de forma que el cirujano pueda acceder a la estructura nasal directamente. Por sus características, esta cirugía deja, inevitablemente, una pequeña cicatriz.

En ambos casos, la rinoplastia consiste en el mismo proceso: la limadura del exceso de hueso y cartílago en el caso de que se busque reducir el volumen, o la implantación de injertos de tejidos corporales en el caso de que se deba aumentar el volumen.

Cuidados postoperatorios

Tras la intervención, se le colocan al paciente unos taponamientos nasales para evitar hemorragias, así como una férula que cubrirá su nariz para mantener la forma que se le ha dado. Los taponamientos serán retirados tras pasar tres días de la intervención, mientras que la férula se retira al cabo de una semana. 

No es extraño que, durante los primeros días, se produzcan hematomas y edemas en las zonas circundantes a la nariz, sobre todo en los párpados. No obstante, estos problemas menores remitirán al cabo de una o dos semanas.

Cabe señalar que, aunque dichos hematomas y edemas desaparezcan al cabo de una o dos semanas, el resultado final no se alcanzará hasta transcurridos seis meses. Es probable que el paciente no se dé cuenta de este proceso, sin embargo, el cirujano tendrá que hacer un seguimiento para garantizar un resultado óptimo.

Por último, es reseñable que, aunque el edema no sea perceptible, sí existe, por lo que la utilización de gafas no es recomendable durante periodos continuados hasta pasados dos meses. Tampoco es recomendable tomar el sol durante largo tiempo durante estos dos primeros meses, ya que contribuye a una cicatrización defectuosa.

Como puedes ver, la rinoplastia es un procedimiento realmente sencillo, que lleva practicándose una gran cantidad de años, y que apenas tiene cuidados postoperatorios. Es por ello que, en poco tiempo, las personas que estaban acomplejadas por su nariz se han decidido a mejorar su aspecto facial mediante la rinoplastia.

 

Por infoEstetica.es