Vaginoplastia

Con ésta operación se consigue aumentar el tono muscular para devolverle la fortaleza y estrechez a las paredes vaginales, para que vuelva a tener la tonificación original.

todo sobre vaginoplastia

vaginoplastia

Vaginoplastia: Todo lo que debes saber

Contar con unos genitales bellos y que permitan dar placer a la pareja, es una de las preocupaciones más frecuentes en hombres y mujeres de todo el mundo. En el caso del hombre, puede solventarse con operaciones de alargamiento o engrosamiento del pene o faloplastias, y, en el caso de la mujer, por lo general, se resuelve mediante la vaginoplastia. En este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre esta última técnica.

¿Que es la vaginoplastia?

La vaginoplastia es una técnica empleada para lograr aumentar el tono muscular de la vagina, que, con el paso de los años o a consecuencia de partos, puede tener una laxitud mayor de la conveniente, lo que puede dar un placer menor a la pareja y a la propia paciente. Para corregir este problema, el cirujano repondrá los músculos vaginales o estrechará el canal vaginal, de forma que la vagina vuelva a tener la tonificación original.

Cabe destacar que esta operación, al igual que las que tienen que ver con el alargamiento o engrosamiento del pene, simplemente corrige una deformidad, sin que por ello se vea afectada la sensibilidad de la zona.

¿Como se realiza una vaginoplastia?

En una vaginoplastia, el objetivo es cerrar los músculos de alrededor de la vagina, con el objetivo de devolverle la fortaleza y estrechez a las paredes vaginales. Este procedimiento se realiza mediante el estiramiento del músculo, aplicando una sutura reabsorbible, y retirando el exceso de piel posterior.

En algunas ocasiones, también puede llevarse a cabo una vaginoplastia mediante láser, lo que se conoce como "estrechamiento vaginal por láser". No obstante, esta técnica todavía no está lo suficientemente desarrollada, y los cirujanos prefieren realizar la intervención de la forma tradicional, ya que el resultado suele ser mejor.

Se trata de una intervención que apenas dura dos horas y que se realiza bajo anestesia general, siendo necesario permanecer en ingreso hospitalario durante una noche, por si se presentara algún tipo de complicación tras la operación.

Cuidado postoperatorios

Tras una vaginoplastia, la paciente puede notar entumecimiento durante los días posteriores. Esto es normal, y remitirá al cabo de unos días. También pueden producirse pequeños sangrados e inflamación en la zona, que, como en el caso anterior, remitirán a los pocos días. No obstante, si el sangrado fuese importante, debería acudir inmediatamente a su médico.

Por otro lado, la paciente debe tener presente que, tras una vaginoplastia, los puntos caen pasados unas dos semanas, pero deberá abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta transcurridos, al menos, dos meses.

También se recomienda la utilización de estrógenos en forma de crema o cápsulas, ya que contribuirán a la correcta cicatrización y a obtener un resultado más satisfactorio en menos tiempo.

Asimismo, tras una vaginoplastia, no se recomienda la utilización de pantalones, puesto que deberá evitarse, en la medida de lo posible, el roce y la presión sobre la zona tratada. Tampoco se puede realizar ejercicio físico que implique, directa o indirectamente, la zona vaginal.

Por último, señalar que, por lo general, tras una semana, la paciente se encuentra en condiciones de volver a su rutina diaria, incorporándose al trabajo y realizando sus quehaceres sin excesivas molestias.

Como puede observarse, la vaginoplastia es una técnica que lleva practicándose mucho tiempo, lo que ha permitido perfeccionar el procedimiento y lograr resultados espectaculares. Asimismo, su corto periodo de convalecencia permite a las mujeres incorporarse a la vida normal tras un lapso de tiempo muy corto. Es por ello que cada vez son más las mujeres que, buscando una mayor satisfacción en lo sexual, deciden someterse a una intervención de vaginoplasatia.

 

Por infoEstetica.es