Botox

Con el tratamiento a través del botox, se consigue un rejuvenecimiento fácial sin ningún riesgo ya que el cuerpo lo reabsorbe con el paso de los años. Se eliminan las arrugas de expresión relajando el musculo y permite que vuelva la expresión natural de la juventud.

Los mejores precios para
botox

todo sobre botox

botox

Botox: Todo lo que debes saber

Probablemente, el botox sea el elemento de rejuvenecimiento facial más conocido entre todos los existentes. No es de extrañar, se ha hablado mucho de él en las televisiones y otros medios de comunicación, hasta el punto de que, en la actualidad, cualquier persona puede reconocer una cara que ha recibido algo de botox para mejorar su apariencia.

Por lo general, el perfil de la persona que se somete a este tipo de intervención es de mediana edad, que ya está notando los efectos del paso del tiempo en la piel de la cara, y quiere devolverle los volúmenes originales mediante la corrección de las arrugas. Sin embargo, también es posible utilizar el botox en pacientes de más corta edad, con otros objetivos secundarios, como la corrección de algunos pequeños detalles que afean el rostro.

¿Que es el botox?

El botox, en realidad, es una toxina, llamada toxina botulímica, que, infiltrada en la piel, permite eliminar las arrugas de expresión, gracias a la proteína natural purificada que se encuentra en su interior.
La diferencia entre el botox y el ácido hialurónico, es que el botox no es un material de relleno. No elimina las arrugas rellenando el surco que éstas producen, sino que actúa directamente sobre el músculo, relajándolo y permitiendo que vuelva a la expresión natural de la juventud.

Una de las ventajas principales del botox es que no requiere prueba de alergia, ya que no existe riesgo alguno de reacción por parte del cuerpo. Tampoco es un elemento acumulativo con el paso de los años, ya que el cuerpo lo reabsorbe de forma natural y lo elimina a través de los riñones.

¿Como es la intervencion?

La intervención es totalmente indolora y realmente muy sencilla. Consiste en infiltrar mediante una jeringuilla la toxina botulínica en aquellas zonas donde la presencia de arrugas ha hecho mella en la juventud facial.
Tras infiltrar el botox (procedimiento que se realiza sin anestesia y de forma ambulatoria), el paciente puede volver a su rutina diaria sin ningún problema. De hecho, los efectos del botox se notan con el paso de los días, por lo que los días inmediatamente posteriores a la intervención, nadie podrá darse cuenta de que se ha sometido a este proceso de rejuvenecimiento facial.

Cuidados Postoperatorios

Este procedimiento apenas requiere cuidados postoperatorios, ya que es muy sencillo y muy poco traumático para el cuerpo humano. Como ya se ha dicho, no se notarán cambios en los primeros días, aunque podría aparecer un leve hematoma (en casos muy poco frecuentes), que puede corregirse con maquillaje, y que remitirá a los pocos días.
Por lo demás, no requiere cuidados extra. Se puede volver a la rutina diaria tan pronto como se sale de la clínica, y no hay ningún problema en tomar baños o tomar el sol, como sí sucede con algunos otros procedimientos de cirugía estética.

Por último, cabe señalar que, durante el primer año que se infiltre botox a un paciente, éstas deberán llevarse a cabo cada cuatro meses, puesto que, como se ha dicho ya, el botox es reabsorbido por el cuerpo y, posteriormente, eliminado. Tras el primer año, las infiltraciones pueden realizarse cada seis meses, ya que el cuerpo lo mantiene durante más tiempo en el organismo.

Como puede observarse, el botox para eliminar arrugas es uno de los procedimientos más utilizados, sencillos y fáciles de llevar a cabo que existen en el campo del rejuvenecimiento facial. Los resultados son inmejorables, y a la vista están: sólo hay que encender la televisión y ver a varias personas famosas que lo han utilizado, y cuyo resultado es, sencillamente, espectacular.

Por infoEstetica.es