Hilos tensores

Los hilos tensores o hilos mágicos son, en este momento, el tratamiento de belleza más novedoso, y más efectivo con el que conseguir un rejuvenecimiento facial sin cirugía. Consiste en la introducción de unos finos hilos suspensorios de material reabsorbible bajo la zona de la piel que queramos mejorar.

todo sobre hilos tensores

hilos tensores

En realidad los hilos tensores es una técnica que se viene aplicando desde años atrás,  en las operaciones quirúrgicas de cirugía general  de modo ambulatorio con  sutura, por ser reabsorbible  segura y carecer de contraindicaciones. La novedad, consiste en su aplicación entre la piel en aquellas zonas del rostro o cuerpo que queramos elevar, y este tejido induce a la producción de colágeno alrededor del hilo por una reacción similar a la de la cicatrización, de la misma  forma que lo hace un barco cuando lo hundimos y se convierte en un pecio que logra el crecimiento y revitalización de la fauna marina a su alrededor.

Mes a mes, los hilos tensores, van generando colágeno y haciendo la piel mas elástica, brillante y tensa. El efecto máximo se alcanza a los tres meses cuando conseguimos que tenga un aspecto más vital y natural. Aunque son imperceptibles, desaparecen al cabo de 6 meses, sin embargo el tejido sostén que creado se mantiene ejerciendo un efecto tensor  de modo duradero entre 12 y 18 meses. Además,  los hilos tensores,  permiten pequeños retoques y nuevas aplicaciones, por lo que en muchos casos retrasarían e incluso desestimarían la opción de un lifting quirúrgico. Esta técnica es, además, compatible con otras, como la aplicación de la toxina botulínica en casos de recuperación de volúmenes perdidos por atrofia de grasa subcutánea que hayan producido una excesiva contracción de los músculos faciales. Es decir que  es una técnica adecuada tanto si sobrepasas por poco los 35 como si hace ya tiempo que los cumpliste  y hasta ahora, por miedo, no te habías decidido.

Según la técnica elegida pueden aplicarse con aguja  o mediante cánula, siendo esta la mejor opción, ya que los efectos secundarios son mínimos: únicamente enrojecimiento o algún pequeño hematoma que desaparecerá en pocas horas o  días, de modo que casi inmediatamente podemos reanudar nuestra actividad diaria. 

Por infoEstetica.es