Cirugía maxilofacial

Esta cirugía se especializa en la zona del rostro, cuello y cabeza, tanto si es por un traumatismo o para corregir una malformación. Dependiendo del problema que tenga cada paciente, se someterá a una intervención u otra.

todo sobre cirugia maxilofacial

cirugia maxilofacial

Cirugia maxilofacial: Todo lo que debes saber

Contar con un rostro agradable a la vista de los demás es una de las preferencias de gran parte de la población mundial. Entre otras zonas importantes del rostro, la mandíbula es una de las que más destaca cuando ésta no cuenta con unas proporciones adecuadas. En esos casos, la cirugia maxilofacial puede contribuir a mejorar el aspecto de cualquier persona, haciendo que su mandíbula tenga una mejor correspondencia con el resto de facciones.
En este artículo te vamos a explicar qué es y en qué consiste la cirugia maxilofacial.

¿Que es la cirugia maxilofacial?

La cirugia maxilofacial cubre una gran cantidad de patologías, por lo que es difícil hacer una descripción general de la técnica. Se trata de un tipo de cirugía que se especializa en la zona de la cara, el cuello y la cabeza, pero que, por sus características, puede tratar desde los traumatismos a los tumores, pasando por los implantes dentales, por ejemplo.
Siendo así, resulta prácticamente imposible explicar cómo se llevará a cabo un procedimiento en concreto. Sin embargo, se puede asegurar que, en todos los casos, las intervenciones requieren pasar por el quirófano y someterse a una intervención quirúrgica.

¿Como funciona el tratamiento?

Como ya hemos dicho, depende del tipo de problema que tenga el paciente. Por ejemplo, es habitual que los pacientes que se someten a cirugia maxilofacial tengan algún tipo de fractura en la mandíbula, lo que les ocasiona problemas en la masticación, amén de problemas de atractivo físico y seguridad en sí mismos.
En esos casos, la cirugia maxilofacial corrige esos problemas mediante la reducción y fijación de las fracturas. Por supuesto, estas técnicas, aunque pueden variar lo invasivas que son, requieren, por normal general, una operación bajo anestesia general.

Por otro lado, también hay muchos pacientes que acuden a su cirujano para corregir problemas labiales o en el paladar que tienen un origen congénito, generalmente, por una falta de desarrollo durante el crecimiento. Esta especialidad también forma parte de la cirugia maxilofacial, e, igualmente, requiere de una intervención quirúrgica.

Cuidados posteriores

Nuevamente, es imposible describir los cuidados posteriores que se debe llevar a cabo tras una cirugia maxilofacial, ya que éstos dependerán del tipo de cirugia maxilofacial a la que se ha sometido el paciente. En este sentido, será su médico el que le dé las indicaciones más confiables acerca de qué puede y qué no puede hacer, así como de los tratamientos que debe seguir.
Sin embargo, se puede afirmar que tras una cirugia maxilofacial que haya incluido la corrección de algún tipo de fractura, se debe seguir una dieta de líquidos durante algunas semanas, así como no exponer el rostro a situaciones donde pudiera sufrir un trauma.

También es recomendable que el paciente que se haya sometido a una cirugía para corregir problemas en el paladar siga los consejos anteriormente citados, ya que podría sentir molestias durante la masticación.
Por último, señalar que, dependiendo del tipo de intervención, en el caso de que hayan quedado cicatrices expuestas en la cara, es recomendable no tomar el sol ni rayos UVA, así como no tomar baños de agua caliente, puesto que cualquiera de esas acciones podría inducir a un incorrecto proceso de cicatrización. Por supuesto, a la hora de lavarse la cara, se deberá tener especial cuidado al pasar por esas zonas, tratando de no frotar la toalla, sino hacer presión levemente.

Como se puede observar, la cirugia maxilofacial es una técnica cada vez más empleada y con cada vez más pacientes dispuestos a hacer uso de ella. ¿Por qué? Sencillamente, porque permite obtener una mejora sustancial en la apariencia del rostro, gracias a una mejora de la proporcionalidad entre la mandíbula y el resto de facciones.

 

Por infoEstetica.es